Las 5 mejores preguntas que como candidatos podemos hacer en una entrevista de trabajo


Tiempo estimado de lectura: 4 minutos

En ocasiones, como candidatos en un proceso de selección se nos presenta la oportunidad de de hacer alguna pregunta al entrevistador, normalmente al final de la misma. Mi experiencia como gestor de carreras profesionales en EF Business School me ha enseñado que para muchas personas esta puede llegar a ser incluso la parte más complicada de la entrevista.

Hoy, leyendo un artículo de LinkedIn Talent Solutions titulado “The Best Questions a Candidate Can Ask You in a Job Interview” me ha parecido que sería tan original como útil redactar la versión inversa del mismo: un artículo sobre qué preguntas debes hacer como candidato si te surge la ocasión. Y es que como decía William Shakespeare, las improvisaciones son mejores cuando se las prepara.

1. ¿Por qué te uniste a esta empresa  y qué te mantiene aquí?

Aunque de primeras pueda parecer una pregunta arriesgada, es sin lugar a dudas muy interesante. Un estudio de MetLife muestra que el 90% de las multinacionales considera los beneficios para sus colaboradores como una palanca clave en la batalla para atraer el talento. El 66% aseguró que la fuga de talento es una causa probable que podría afectar los ingresos de las compañías en los próximos cinco años. Es decir, que a las empresas le preocupa tanto atraer a los mejores como retenerlos en la compañía.

Con esta primera pregunta mostramos nuestro interés tanto por incorporarnos a la empresa como por desarrollar una trayectoria dentro de la misma, lo cual puede resultar altamente seductor para el entrevistador.

2. ¿Qué es necesario para alcanzar el éxito en este puesto?

Existen muchas definiciones de talento, todas ellas válidas. Una que me gusta especialmente es la que sitúa el talento en el punto medio entre nuestra propuesta de valor (es decir, aquello que nos diferencia) y nuestro potencial (hasta dónde podemos llegar).

Con esta segunda pregunta expones, entre líneas, que estás motivado para realizar tu trabajo lo mejor que puedas. Muchas grandes empresas, como por ejemplo BBVA, son conscientes de que el rendimiento del individuo está mediado por su motivación interna, y por ello diseñan programas de desarrollo que van mucho más allá del salario u otras variables higiénicas.

3. Una pregunta poderosa sobre un cambio relevante que haya sufrido la compañía

Antes de acudir a cualquier proceso de selección, es fundamental investigar en profundidad nuestra empresa objetivo. En primer lugar porque el entrevistador puede preguntarnos o hacer mención sobre ello, pero también para utilizar esa información a nuestro favor si tenemos la ocasión.

Por ejemplo, imaginemos que a un candidato que se presenta a una entrevista para una vacante en el departamento de Recursos Humanos de una empresa del sector textil que acaba de sufrir un duro ERE de más de 250 trabajadores. Quedaremos realmente muy bien si tenemos la oportunidad de preguntar acerca del clima laboral y la relación con el comité de empresa tras el ERE, ya que no solo demostramos al entrevistador nuestros conocimientos, sino también que entendemos las necesidades de la empresa.

4. Una pregunta que demuestre que has estado escuchando al entrevistador

Según la National Association of Colleges and Employers (NACE), la comunicación eficaz hace podio en el TOP10 de las habilidades más valoradas por grandes multinacionales en lo que a selección de recién graduados se refiere.

A modo meramente anecdótico, y sin mayor peso empírico que el que un ejemplo por si mismo pueda constituir, con esta pregunta me viene a la cabeza una candidata a la que entrevisté recientemente para una vacante en el sector de la hostelería. Durante los aproximadamente 45 minutos que duró la entrevista, tuve que repetirle información en varias ocasiones, e incluso alguna vez respondió a mis preguntas con información diferente a la que yo estaba preguntando. Cuando al final de la misma le pregunté si tenía alguna duda, hizo referencia a los horarios del puesto, dato que yo ya le había comunicado al principio de entrevista. Sentí que ella no me había estado prestando toda la atención que debiera, y más teniendo en cuenta que la decisión sobre la contratación caía sobre mi lado de la mesa. Obviamente, este pequeño detalle no fue suficiente como para hacerme tomar una decisión sobre el proceso, ni mucho menos: es necesario ser conscientes de que los nervios a los candidatos en ocasiones no les juegan buenas pasadas. Sin embargo, tampoco consiguió ese bonus extra que podría haber conseguido empleando la pregunta número 4, haciendo referencia a algún punto que yo hubiese mencionado de pasada para pedirme más información y demostrarme no solo interés, sino también que me había prestado atención.

5. Las últimas personas que han ocupado este puesto, ¿dónde están ahora?

Según una encuesta de LinkedIn con más de 10.000 candidatos, donde se evaluaban los movimientos del denominado mercado del talento, la razón número 1 por la que las personas cambian de trabajo es para la promoción profesional. Con esta pregunta, como candidato conseguirás muchísima información respecto a qué esperar de tu plan de carrera en esa empresa, útil para decidir si debes aceptar el puesto en caso de superar la entrevista. Es importante que recuerdes que en todo procesos de selección existen dos partes que toman una decisión: el candidato decide si se queda con la empresa y la empresa decide si se queda con el candidato.

En resumen

No dejes para la misma mañana de la entrevista la parte de investigación. A todos nos ha pasado alguna vez lo de bucear apresuradamente y por primera vez en la web de la empresa 5 minutos antes de la entrevista, mientras sudamos la gota gorda en la sala de espera, pero no es lo correcto.

Haz tuyas las palabras del famoso dramaturgo inglés y prepara tus improvisaciones. LinkedIn concluye que las mejores preguntas que puede realizar un candidato al final de una entrevista de trabajo son aquellas que demuestran que ha realizado un poco investigación previa y que se está tomando enserio la búsqueda activa de empleo.

No dejes para la misma mañana de la entrevista la parte de investigación. A todos nos ha pasado alguna vez lo de bucear apresuradamente y por primera vez en la web de la empresa 5 minutos antes de la entrevista, mientras sudamos la gota gorda en la sala de espera, pero no es lo correcto. Prepara unos breves apuntes con la información clave que encuentres en la red, de una o dos carillas, y ve anotando las dudas que te surjan sobre la empresa o sobre el puesto de trabajo al que aplicas. Además de tener un banco de preguntas al que recurrir si surge la ocasión, estarás más tranquilo y confiado en la entrevista, ya que reducirás tu incertidumbre sobre qué esperar.

Si cumples con estos pasos, cuando en una entrevista la persona que tengas sentada enfrente de ti te pregunte si tienes alguna pregunta, sonreirás con pillería justo antes de demostrar tu motivación, habilidades comunicativas, propuesta de valor y potencial.

5 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s